Esta planta desafía a la muerte gracias a sus genes duplicados

Planta a la deriva de un desierto

Bautizada como planta welwitschia, hace parte del linaje de los gnetofitos, una especie bastante antigua (cerca de 86 millones de años de antigüedad) y que se encuentra en zonas desérticas del noroeste de Namibia y suroeste de Angola. También se puede encontrar cerca de las costas. Lo curioso de esta clase, la welwitschia, es que tiene genes duplicados. Lo que le da ventajas cuando hablamos de crecimiento celular, longevidad, tolerancia a los cambios de temperatura y estrés hídrico (sobrevivir con mucha o poca agua).

“Cuando vemos una planta capaz de vivir en este entorno durante tanto tiempo, preservando su ADN y sus proteínas, realmente siento que podemos encontrar pautas sobre cómo mejorar la agricultura”, dijo el Dr. Leebens-Mack, biólogo, al New York Times.

¿Cómo funcionan los genes duplicados en esta planta?

Imagen botánica de una welwitschia

Pues estos genes son capaces de tener otras tareas por fuera de sus funciones principales. Por ende, trabajan para que su portador pueda adaptarse mejor al ambiente donde habita. Además, por esta cualidad, sus hojas son capaces de absorber la humedad que produce la niebla del ambiente diurno y así abastecerse de más agua.

En un estudio publicado en Nature, se refieren a este fenómeno como “redundancia genética” y el cual pudo haber ocurrido hace unos 86 millones de años a causa de que los ancestros de esta planta experimentaron condiciones extremas de temperatura: salinidad, falta de agua, y demás.  

“Las copias duplicadas pueden asumir nuevas funciones y hacer cosas nuevas, que serían imposibles si solo hubiera una versión del gen. Tales adaptaciones han impulsado la evolución de las plantas”. Explicó Andrew Leitch investigador de la Universidad Queen Mary de Londres.

Y no solo le da ventajas al ambiente, sino que también esta cualidad puede mantener  a raya el estrés de la planta a causa de las altas temperaturas o la poca agua: “Cuando se pone un huevo en agua caliente, las proteínas del huevo se desnaturalizan y la clara se endurece. Esta desnaturalización es un problema para las plantas y los animales que viven en condiciones de calor extremo, y la welwitschia activa ciertos genes para evitar que esto ocurra”, explicó Leitch.

Un futuro prometedor

Los resultados de los estudios podrían ayudar a los investigadores a mejorar otro tipo de plantas, como puede ser la soya o el maíz, las cuales, por medio de genética en plantas, resistirían a climas extremos.

Sin embargo, hay investigadores como Alfonso Blazquez, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, que dice que mejorar otras plantas con estas características podría tener sus complicaciones: “esta planta tiene un montón de genes de protección activados a la vez. Por lo anterior sobreexpresar solo uno o dos genes en cultivos comerciales, probablemente no consiga el mismo efecto”.

Este descubrimiento, podría aportar a la necesidad de alimentar a cerca de los 9.000 millones de personas que habitarán la tierra en los próximos 50 años. Ya que se podrán desarrollar cultivos resistentes al cambio climático.

Más información:

https://www.nature.com/articles/s41467-021-24528-4

Te puede interesar:

'Cerveza transgénica': nueva apuesta con el trigo HB4 argentino
'Cerveza transgénica': nueva apuesta con el trigo HB4 argentino

Aprovechando su buen momento, Bioceres quiere producir una 'cerveza

Científicos keniatas desarrollan nueva variedad de sorgo resistente a la striga
Científicos keniatas desarrollan nueva variedad de sorgo resistente a la striga

Cuando esté disponible, la nueva variedad de sorgo resistente a la

Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla.
Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla para potenciar nutrientes

El primer paso para mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla