¿Ha cambiado el debate sobre los OGM? Nuevo estudio revela nuevas tendencias

Hombre gritando con tablet en la mano.

Los transgénicos, más conocidos en medios de comunicación y redes sociales como OGM, han sido fuente de debate, controversias y acaloradas discusiones en las últimas tres décadas, desde que comenzaron a ser comercializados masivamente. Desde entonces, ¿ha cambiado la forma como los medios y usuarios de Internet se refieren a estas tecnologías? Un nuevo estudio sugiere que, en los últimos años, la narrativa pública se ha vuelto más favorable y menos polarizante. 

Esta es una de las conclusiones a las que llegaron los investigadores Sarah Evanega, Joan Conrow, Jordan Adams y Mark Lynas en su estudio ‘The state of the ‘GMO’ debate - toward an increasingly favorable and less polarized media conversation on ag-biotech?’, publicado a finales de marzo de 2022 en la Revista Taylor and Francis Online.

Te puede interesar: ¿Qué es un transgénico?

Para revisar el cambio que ha habido en el discurso público, el análisis revisó 103.084 artículos periodísticos impresos y en línea inglés, además de 1.716.071 publicaciones en redes sociales hechas entre enero de 2018 y diciembre de 2020.

Según los investigadores, este es el primer estudio de este tipo que tiene en cuenta a las redes sociales y que las mide a lo largo de un periodo con respecto al debate sobre los OGM

Lo que encontraron a grandes rasgos es que la conversación al respecto de la biotecnología agrícola se está moviendo a un terreno más favorable y menos radical

En el debate sobre los OGMs, los datos no bastan

Los investigadores explican que si bien hay un consenso científico sobre que los alimentos derivados de organismos genéticamente modificados no son más inseguros que los alimentos convencionales, el panorama en la opinión pública ha sido distinto.

“Por ejemplo en China, una encuesta de 2016 encontró que el 47% de las personas tenían una opinión negativa de los OGMs, con casi el 14% creyendo que “la tecnología GM era una forma de bioterrorismo contra China”. En Kenia, donde el gobierno prohibió las importaciones de GM en 2013, pero que recientemente ha permitido a los agricultores comenzar a plantar algodón GM, cerca de un tercio de los encuestados tenían una opinión negativa de los OGMs en 2003. En algunos países europeos la oposición a los OGMs puede ser particularmente alta: en Polonia, una encuesta de 2016 descubrió que más del 60% de los encuestados se opusieron a la producción y distribución de alimentos GM en el país”, revela el estudio. 

Esta tendencia de rechazo ha sido particularmente alta frente a los transgénicos, en comparación con tecnologías como la energía nuclear o las vacunas

Para determinar esto, los investigadores no solo se valieron de un análisis computarizado para sistematizar los cientos de miles de artículos y publicaciones en redes sociales, sino que también hubo análisis humano en más de 60 mil textos. 

A la luz de los datos recopilados, Evanega y sus colegas han podido determinar que estos prejuicios en el debate de los OGMs ha comenzado a cambiar.

“Esto sugiere que los cyborgs y bots podrían ser usados intencionalmente por actores nefarios para sembrar disentimiento y hacer ver al debate sobre los OGM más negativo y polarizado de lo que es”.

El debate sobre los OGMs: mayor percepción positiva y cobertura

El primer resultado del análisis es que la cobertura en medios de comunicación sobre transgénicos se triplicó durante los tres años revisados. Para 2018, los investigadores encontraron 1320 publicaciones al respecto, mucho menor a las 4502 que hubo en diciembre de 2020.

Sin embargo, lo opuesto ocurrió en redes sociales. Mientras que en 2018 hubo cerca de 1.2 millones de publicaciones, para finales de 2020 hubo menos de 200 mil. Una reducción del 82%.

Ahora bien, frente al sentimiento con respecto a la información, los investigadores etiquetaron los contenidos analizados como “positivo”, “negativo” y “neutral”, de acuerdo con la información que contenían. 

De acuerdo con esto, el estudio muestra una amplia variabilidad semanal y mensual con respecto a los OGMs. Sin embargo, “mientras el sentimiento frente a los OGMs en redes sociales fue sustancialmente más variable que en la prensa tradicional, los valores mensuales en el lapso de 36 meses del estudio muestran una fuerte tendencia a largo plazo hacia una cobertura más positiva en redes sociales”, explica la investigación.

Además, el estudio también tuvo en cuenta los mensajes hechos por bots y cyborgs (cuentas manejadas por humanos pero con mensajes automáticos). 

Sobre esto, los resultados sugieren que alrededor de un tercio de los usuarios que opinaron sobre GMOs en estos tres años son de bots o cyborgs. De todos estos, los mensajes y sentimientos contra los OGMs fueron sustancialmente más negativos que los mensajes que provenían de las cuentas humanas. 

“Esto sugiere que los cyborgs y bots podrían ser usados intencionalmente por actores nefarios para sembrar disentimiento y hacer ver al debate sobre los OGM más negativo y polarizado de lo que es”, afirman los expertos.

El estudio también tiene en cuenta que la cobertura y el debate sobre los OGM no nacen en el vacío, sino que reflejan las discusiones políticas, ideológicas y económicas de las sociedades. Por ejemplo, en países como China o Rusia, la desinformación alrededor de los OGMs refleja algunos de sus miedos geopolíticos

A pesar de esto, los resultados generales sugieren que tanto en las redes sociales como en medios tradicionales podrían estar moviéndose hacía una conversación más favorable y menos polarizada frente a la biotecnología agrícola.

Sin embargo, Evanega y los otros investigadores afirman que el estudio muestra que la comunidad científica aún enfrenta grandes desafíos de comunicación para abordar el consenso científico sobre la seguridad y utilidad de la biotecnología agrícola. 

“Aunque la situación parece estar mejorando, no hay garantía de que esto continuará, pues la influencia de sentimientos y actores negativos sigue pesando en el debate y aparta a la opinión pública de perspectivas basadas en evidencia científica genuina”, concluye la investigación.


Más información: The state of the ‘GMO’ debate - toward an increasingly favorable and less polarized media conversation on ag-biotech?

Te puede interesar:

Trigo HB4 argentino fue evaluado positivamente por la FDA de EE.UU.
Trigo HB4 argentino fue evaluado positivamente por la FDA de EE.UU. El trigo HB4 argentino sigue pisando fuerte en varios países del mundo
Bangladesh aprueba dos nuevas variedades de algodón Bt transgénico
Bangladesh aprueba dos nuevas variedades de algodón Bt transgénico

Con las dos nuevas variedades de algodón Bt transgénico que este pa

Brasil aprueba uso comercial de nueva variedad de maíz transgénico
Brasil aprueba uso comercial de nueva variedad de maíz transgénico El maíz transgénico en Brasil sigue afianzándose.