Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla para potenciar nutrientes

Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla.

Estas son dos de las hortalizas más consumidas en el mundo. Aprovechando esto, científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) de Estados Unidos, están investigando cómo mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla para hacer más nutritivos.

La intención de Philipp Simon, líder de investigación de la Unidad de Investigación en Cultivos Vegetales, es fortalecer el contenido de betacaroteno, antocianina y fitonutrientes como

Para lograr esto, el grupo de investigadores está usando técnicas de mapeo genómico para encontrar marcadores genéticos que avisen sobre la presencia de los genes específicos que fomentan la producción de estos nutrientes en la cebolla y la zanahoria.

Una vez se hayan identificado estos marcadores, los científicos podrán corroborar la presencia o no de estos genes en la progenie de las plantas sin la necesidad de que crezcan. Esto ahorrará recursos, dinero y tiempo

Una vez consigan identificar estos marcadores y mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla, la idea es poder transmitir las características ‘supernutritivas’ a las variantes comerciales de estas verduras, para que lleguen a la mesa de los consumidores.

Estos nutrientes son claves en la formación de un sistema inmune robusto. Por un lado, las antocianinas son un pigmento con facultades antioxidantes. Mientras que el betacaroteno, que está encargado de darle el color naranja a las zanahorias, es el precursor de la Vitamina A, cuya deficiencia causa la pérdida de visión de entre 250 y 500 mil niños en todo el mundo, según la Academia Americana de Oftalmología.

 

En el caso de las cebollas, al igual que los ajos, son ricas en tiosulfinatos, compuestos químicos que seguramente conoces, pues son los responsables del particular olor que expelen al ser cortadas. Estos químicos se descomponen con el aire en organosulfatos que, según asegura Simon, ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y algunas formas de cáncer.

Otro de los compuestos que el Servicio de Investigación Agrícola quiere fortalecer es el fructan, un tipo de carbohidrato que se encuentra en la cebolla y, aunque muchos humanos son intolerantes al fructan, es una fuente importante de bacteria intestinal. 

A esto se suma la intención de mejorar las cebollas y las zanahorias con propiedades de resistencia a plagas y enfermedades.

Otros intentos para mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla

Esta no es la primera vez que fitomejoradores y genetistas quieren aprovechar la biotecnología para mejorar la cebolla. En 2002, un grupo de investigadores japoneses lograron encontrar la enzima encargada de provocar el efecto lacrimógeno en las cebollas. Aunque no hubo resultados, se pensó en la posibilidad de reducir el contenido de esta enzima para producir cebollas que no hicieran llorar

Por su parte, en 2008, investigadores de la Baylor College of Medicine y la Universidad A&M de Texas consiguieron mejorar genéticamente una zanahoria para que transportara más calcio. 

"Alterar ligeramente el gen sCAX1 para hacerlo un transportador más activo que permita una mayor cantidaad de calcio disponible en la zanahoria", explicó el Doctor Kendal Hirschi, a la cabeza de la investigación.

Más información: Boosting the Nutritional Bounty of Carrots and Onions.

Te puede interesar:

Trigo HB4 argentino fue evaluado positivamente por la FDA de EE.UU.
Trigo HB4 argentino fue evaluado positivamente por la FDA de EE.UU. El trigo HB4 argentino sigue pisando fuerte en varios países del mundo
Bangladesh aprueba dos nuevas variedades de algodón Bt transgénico
Bangladesh aprueba dos nuevas variedades de algodón Bt transgénico

Con las dos nuevas variedades de algodón Bt transgénico que este pa

Brasil aprueba uso comercial de nueva variedad de maíz transgénico
Brasil aprueba uso comercial de nueva variedad de maíz transgénico El maíz transgénico en Brasil sigue afianzándose.