China aprueba comercialización de la soja HB4 argentina, tolerante a la sequía

Soja en cuchara

El principal importador de soja del mundo, China, acaba de aprobar la importación y comercialización de la soja HB4, desarrollada en Argentina. Esta es la primera vez que el gigante asiático avala el uso de un cultivo transgénico de origen argentino. 

“Hoy demostramos que Argentina puede ser líder en encontrar soluciones a uno de los grandes desafíos del siglo XXI. Estamos contentos y orgullosos”, afirmó en su cuenta de Twitter Gabino Rebagliati, director de comunicaciones de la empresa Bioceres.

Te puede interesar: Entrevista a Raquel Chan, la mente tras el gen que genera tolerancia a la sequía los cultivos.

El proceso de aprobación tardó más de cinco años, desde la solicitud presentada por China en 2016. 

Además de ser el mayor importador, China también es uno de los mayores consumidores de este grano en el mundo, por lo que la adopción de la soja HB4 es un éxito de este país y lo ubica como una potencia mundial en biotecnología.

 

“El mundo necesita cada vez más alimentos, y enfrenta cada vez mayores amenazas climáticas. Hoy demostramos que Argentina puede ser líder en encontrar soluciones a uno de los grandes desafíos del siglo XXI. Estamos contentos y orgullosos”, dijo Rebagliati.

Sin embargo, luego de la aprobación de su uso en Argentina en 2015, la soja HB4 ya había llegado a los principales productores del grano en el mundo: Estados Unidos, Brasil, Paraguay y Canadá. 

Juntos, estos países representan el 85% de la producción mundial de soja. Con la nueva aprobación China, parece que el país se prepara para competir con estos gigantes de la soja.

Lo noticia, además, sacudió la valoración en la bolsa de Bioceres que, hasta el momento, ha crecido más del 25%.  
 

De la soja convencional a la soja HB4 argentina

Antes de que existiera soja HB4, hacia finales de los 90, Raquel Chan y su equipo de investigación en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, comenzaron a estudiar la respuesta de los girasoles al estrés por falta de agua.

Años después, a comienzos del nuevo milenio, el equipo había descubierto que en esta respuesta de los girasoles, el gen HaHB-4 era un actor fundamental. Así, decidieron unirse a la empresa Bioceres en una alianza publico-privada que, en 2012, le reveló al mundo que habían logrado la transgénesis de este gen en plantas como el trigo y la soja.

¿Por qué enfocarse en estos dos cultivos? Chan nos contó que esto “tiene que ver con la economía de mi país, pues de las plantas que tienen importancia en Argentina están el trigo y la soja”. 

Pero esto no quiere decir que esta tecnología solo pueda ser aplicada a estos dos cultivos, pues la misma Chan nos reveló que tienen ensayos con alfalfa. Sin embargo, cada nuevo desarrollo requiere mucho trabajo y dinero. 

 

Más información enRaquel Chan. Quién es y cómo piensa la mujer que busca alimentar al mundo y se merece un Premio Nobel.

Te puede interesar:

Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla.
Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla para potenciar nutrientes

El primer paso para mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla

Campo de trigo al atardecer
Australia y Nueva Zelanda abren las puertas al trigo HB4 argentino El trigo HB4 argentino ha sido aprobado en Australia y Nueva Zelanda.
Manos sosteniendo granos de arroz
Arroz Dorado en Filipinas: comienza su distribución y consumo comercial

Tras casi dos décadas, el 'supernutritivo' Arroz Dorado en Filipina