Uso de cultivos transgénicos puede ayudar a mitigar el cambio climático

Cultivo de maíz.

Actualmente, el uso de la tierra para cultivos contribuye con el 30% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de la agricultura mundial. Sin embargo, la adopción de cultivos genéticamente modificados que aumenten la producción agrícola podría ayudar a mitigar el cambio climático, según concluyó un reciente análisis de Emma Kovak, Dan Blaustein-Rejto y Matin Qaim, investigadores de la Universidad de Bonn, en Alemania.

Te puede interesar: China se acerca a la edición genética y los OGM para garantizar su seguridad alimentaria.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores se enfocaron en la Unión Europea, donde los resultados estimaron que los cultivos genéticamente modificados (GM) podrían reducir la emisión GEI en 7.5% del total de emisiones agrícolas de Europa. Esto equivale a más de 33 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2).

“Nos enfocamos en la Unión Europea por dos razones. Primero porque la UE no ha aceptado ampliamente los cultivos GM, principalmente por asuntos de aceptación pública y obstáculos políticos. Por lo tanto, podemos comprar un escenario hipotético de adopción de cultivos GM con el status quo. La segunda es que la UE está actualmente revisando sus políticas regulatorias. En consecuencia, este análisis puede proveer un panorama más amplio de posibles efectos con el cambio de política”, explican los investigadores.

De acuerdo con el análisis, el aporte en mitigación al cambio climático que trae la productividad incrementada de los cultivos genéticamente modificados no había sido medida hasta ahora. “En particular, estimamos hasta qué punto las emisiones de GEI se reducirían si la adopción de cultivos GM de la Unión Europea de cinco principales cultivos (maíz, soya, algodón, canola y remolacha) fuese similar a la que hay en Estados Unidos”, explican.

Pero ¿cómo se relaciona una mayor productividad de los cultivos con el cambio climático? La investigación argumenta que cultivos más productivos pueden prevenir emisiones de CO2 al reducir la necesidad de transformar nuevas tierras para la agricultura. Este mismo fenómeno también beneficiaría a los países que importan a Europa.

Como ejemplo, la investigación cita a los 30 millones de toneladas de soya que importa Europa actualmente desde Brasil, Argentina y EE.UU. Sin embargo, para sostener la demanda de soya, Brasil ha convertido parte de su amazonas en tierra culltivable; por esto la adopción de cultivos GM podrían disminuir no solo la emisión de gases de efecto invernadero, sino que también ayudaría a preservar la biodiversidad.

“El debate público sobre los cultivos GM y sobre nuevas tecnologías de cría genética sigue generando disputas, especialmente en Europa. Los críticos se enfocan sobre todo en riesgos hipotéticos, mientras ignoran los beneficios reales y potenciales”, sostienen los autores.

Más información: Genetically modified crops support climate change mitigation.

Te puede interesar:

Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla.
Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla para potenciar nutrientes

El primer paso para mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla

Campo de trigo al atardecer
Australia y Nueva Zelanda abren las puertas al trigo HB4 argentino El trigo HB4 argentino ha sido aprobado en Australia y Nueva Zelanda.
Manos sosteniendo granos de arroz
Arroz Dorado en Filipinas: comienza su distribución y consumo comercial

Tras casi dos décadas, el 'supernutritivo' Arroz Dorado en Filipina