Investigadores han descubierto gen que aumenta el rendimiento del maíz

mazorca

Los científicos de VIB-UGent, encabezados por el Prof. Dirk Inzé y la Dra. Hilde Nelissen, están investigando los mecanismos moleculares detrás del crecimiento de las hojas en el maíz. El desarrollo de la hoja es un modelo para los procesos de crecimiento de las plantas. De hecho, saber cómo crecen las hojas proporciona una gran cantidad de información sobre el crecimiento de la planta en su conjunto. Los investigadores descubrieron un gen en el maíz, llamado PLA1, que aumenta significativamente el crecimiento de las plantas y el tamaño de los órganos de las plantas, como hojas y mazorcas. (Lea: Cultivos genéticamente modificados ¿En serio dan miedo?)

La investigación científica a nivel celular demostró que PLA1 extiende la duración del crecimiento de la planta. “Las plantas con el rasgo PLA1 crecen más, lo que significa que se hacen más grandes y producen más semillas, lo que puede ser un beneficio para los agricultores”, afirma la Dra. Nelissen.

En el estudio, los investigadores demostraron que modulando la expresión del gen PLASTOCHRON1 (ZmPLA1) del maíz, que codifica una proteína de transporte conocida como citocromo P450 (CYP78A1), da como resultado un aumento en el crecimiento de órganos vegetales, vigor de las plántulas, biomasa de los tallos y rendimiento de semillas. (Lea: Menos micotoxinas con cultivos GM, otra promesa cumplida de los transgénicos)

Los experimentos de campo, tanto en Bélgica como en Estados Unidos, han demostrado que PLA1 incrementa la biomasa y el rendimiento de semillas en las líneas puras de maíz y en los híbridos. Los ensayos de campo en Bélgica se llevaron a cabo en cooperación con el Instituto de Investigación Agrícola y Pesquera.

En el invernadero, los investigadores descubrieron que PLA1 juega un papel en cómo las plantas afrontan el estrés por sequía. El rasgo PLA1 que mejora el crecimiento parecía compensar en parte la reducción del crecimiento que normalmente ocurre como resultado de largos periodos de escasez de agua. (Lea: Agricultura debe adaptarse al clima para garantizar la seguridad alimentaria)

Estos hallazgos también ofrecen una perspectiva para el desarrollo de cultivos agrícolas que garanticen rendimientos estables incluso cuando las condiciones climáticas son menos favorables. De esta manera, nuevas variedades de cultivos pueden ayudar a hacer frente a los drásticos efectos del cambio climático.

 

Información de VIB y Nature Communications.

Te puede interesar:

Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla.
Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla para potenciar nutrientes

El primer paso para mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla

Campo de trigo al atardecer
Australia y Nueva Zelanda abren las puertas al trigo HB4 argentino El trigo HB4 argentino ha sido aprobado en Australia y Nueva Zelanda.
Manos sosteniendo granos de arroz
Arroz Dorado en Filipinas: comienza su distribución y consumo comercial

Tras casi dos décadas, el 'supernutritivo' Arroz Dorado en Filipina