Aumenta la extensión de cultivos transgénicos a nivel global

cultivo maiz
  • Los cultivos biotecnológicos continúan ayudando a enfrentar los desafíos de producción de alimentos para una población en aumento y el cambio climático.
  • Aumentaron 1.9 millones de hectáreas de cultivos transgénicos comparado con el año anterior (2017)
  • Setenta países adoptaron los cultivos biotecnológicos para proporcionar soluciones al hambre, la desnutrición y el cambio climático. 

En 1.9 millones de hectáreas aumenta la siembra de cultivos genéticamente modificados, con relación al año anterior, para un total de 191.7 millones de hectáreas a nivel global. Así lo presentó esta semana el informe presentado por el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas, ISAAA. 

Los agricultores de 70 países adoptaron los cultivos biotecnológicos, también conocidos como transgénicos, a través de la siembra e importación en 2018. Veintiséis países, de los cuales 21 son países en vías de desarrollo y 5 industrializados.

Colombia se ubica en el puesto 18 del total de países con un total de un total de 88.129 hectáreas con cultivos transgénicos distribuidos entre 76.014 hectáreas de maíz; 12.103 de algodón y 12 hectáreas de flores azules.

“Colombia desde 2003 hace parte los países biotecnológicos. Agricultores colombianos tienen acceso a tecnologías de punta en los cultivos de maíz y algodón para ser más productivos y competitivos” aseguró María Andrea Uscátegui, directora de Agro-Bio.

El éxito en la adopción de este tipo de cultivos por parte de los agricultores de todo el mundo indica que los cultivos biotecnológicos ayudan a cumplir los desafíos mundiales del hambre, la desnutrición y del cambio climático.

En 2018, las Naciones Unidas sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición en el mundo informaron que el hambre continúa creciendo año tras año por tres años consecutivos, y en los niveles equivalentes a los registros de hace una década.

Además, el Informe global de 2017 sobre las crisis alimentarias reveló que el hambre y la desnutrición siguen aumentando, con alrededor de 108 millones de personas en 48 países en riesgo o con una grave inseguridad alimentaria.

Los cultivos biotecnológicos, desarrollados para mejorar algunas características como mayor resistencia a las plagas, una mejor nutrición, entre otros, son innegablemente necesarios para abordar estos desafíos globales que afectan las vidas de tantas familias a nivel mundial.

“La tecnología de la transgénesis ha contribuido a todas las facetas de la seguridad alimentaria. Al aumentar los rendimientos y reducir las pérdidas, contribuyó a la disponibilidad de alimentos para más familias. Al permitir a los agricultores mejorar sus procesos y unirse a la cadena de suministro moderna, mejoró el acceso físico a los alimentos. Al aumentar los ingresos agrícolas y rurales, mejoró el acceso económico a los alimentos. A través de estándares rigurosos de seguridad alimentaria y programas de higiene, contribuyó a una mejor utilización de los alimentos”, aseguró el Dr. Paul S. Teng, Presidente de la Junta de ISAAA. “Si bien la biotecnología agrícola no es la única clave para mejorar la seguridad alimentaria mundial, es una herramienta científica importante en el conjunto de herramientas multidisciplinarias”.

En 23 años, el área sembrada de cultivos biotecnológicos se ha incrementado 113 veces, aproximadamente, desde 1996, con un área acumulada de 2.500 millones de hectáreas, lo que demuestra que la biotecnología es la tecnología aplicada a cultivos más rápidamente adoptada en el mundo.

Los países que llevan más tiempo cultivando este tipo de semillas, particularmente en los Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá e India, demuestran que las tasas de adopción de los principales cultivos están en niveles cercanos al 100%, lo que indica que los agricultores prefieren esta tecnología en lugar de las variedades convencionales.  

Más cultivos y con diversos rasgos se pusieron a disposición en el mercado en 2018 para cubrir algunas necesidades de los agricultores y los consumidores. Estos cultivos biotecnológicos incluyen por ejemplo papas con características mejoradas como papas que no se oxidan tan pronto; reducción de acrilamida, una sustancia tóxica para el consumo humano que está presente de manera natural en algunos alimentos;  y resistentes al tizón tardío, una enfermedad producida por un hongo; caña de azúcar resistente a insectos y tolerantes a la sequía; manzanas con oxidación tardía; y canola y cártamo con alto contenido de ácido oleico.

“Asimismo, científicos en centros de investigación y universidades en Colombia trabajan en investigación y desarrollo de cultivos mejorados que le puedan ofrecer un valor agregado al agro y  al país”, afirmó Uscátegui.

Otros hallazgos del informe ISAAA

  • Los 5 principales países con la mayor área de cultivos biotecnológicos sembrados (Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá e India) ocuparon colectivamente el 91% del área global de cultivos biotecnológicos.
  • La soya biotecnológica alcanzó la mayor adopción a nivel mundial, cubriendo el 50% del área global de cultivos biotecnológicos.
  • El área de cultivos biotecnológicos con rasgos apilados continuó aumentando y ocupó el 42% del área global de este tipo de cultivos.
  • Los agricultores de 10 países latinoamericanos plantaron 79,4 millones de hectáreas de cultivos biotecnológicos.
  • Nueve países de Asia y el Pacífico sembraron 19,13 millones de hectáreas de cultivos biotecnológicos.
  • En Asia, Indonesia sembró por primera vez una caña de azúcar tolerante a la sequía desarrollada a través de una asociación pública (Universidad de Jember) y privada (Ajinomoto Ltd.).
  • El Reino de Esuatini se unió a Sudáfrica y Sudán para sembrar cultivos biotecnológicos en África, con la introducción del algodón resistente a insectos (RI). Nigeria, Etiopía, Kenia y Malawi otorgaron aprobaciones para sembrar algodón RI que abre a  África a la adopción de cultivos biotecnológicos.
  • En Europa, España y Portugal continuaron adoptando maíz biotecnológico para controlar el barrenador europeo del maíz.
  • Más área sembrada con cultivos biotecnológicos para las necesidades de los agricultores y consumidores incluyó papas con características de reducción pardeamiento lento, reducción de contenido de acrilamida y resistentes al tizón tardío; manzanas de oxidación lenta; berenjena resistente a los insectos; y alfalfa baja en lignina, entre otros.
  • Nuevos cultivos y combinaciones de rasgos en los campos de agricultores incluyen caña de azúcar resistente a insectos y tolerantes a la sequía; canola y cártamo con alto contenido de ácido oleico.
  • Varias aprobaciones de alimentos y piensos también se completaron para arroz dorado, arroz Bt, algodón tolerante a herbicidas, algodón con bajo contenido de gosipol, componente que permite obtener un aceite de algodón más refinado, entre otros.
  • Las aprobaciones de cultivos para sembrar en 2019 incluyen algodón y soya tolerantes a herbicidas de nueva generación, algodón con bajo contenido de gosipol, alfalfa resistente a herbicidas y baja en lignina, canola omega-3 y fríjol de cabecita negra resistente a insectos, entre otros.

Conoce el informe ISAAA 2018 haciendo clic aquí

Te puede interesar:

Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla.
Buscan mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla para potenciar nutrientes

El primer paso para mejorar genéticamente la zanahoria y la cebolla

Campo de trigo al atardecer
Australia y Nueva Zelanda abren las puertas al trigo HB4 argentino El trigo HB4 argentino ha sido aprobado en Australia y Nueva Zelanda.
Manos sosteniendo granos de arroz
Arroz Dorado en Filipinas: comienza su distribución y consumo comercial

Tras casi dos décadas, el 'supernutritivo' Arroz Dorado en Filipina